¿Cómo mejorar tu rendimiento como bailarín?

Hablemos de descanso

Cuando hablamos de ballet automáticamente lo relacionamos con actividad física, cansancio, dar todo de uno mismo, trabajo en equipo, etc. Encontramos consejos sobre la alimentación de un bailarín, como llevar a cabo el entrenamiento, qué indumentaria es la adecuada, pero ¿Por qué nunca pensamos en descanso antes y después de practicar danza clásica?

 

De no descansar adecuadamente no se podría alcanzar un pleno rendimiento físico. El cuerpo se recarga de energía durante la noche, mientras dormimos suceden circunstancias cruciales para el cuerpo humano, de entre ellas destacamos:

  • Fortalecimiento del sistema inmunitario.
  • Aumento del flujo sanguíneo en los músculos y las articulaciones, se liberan de las tensiones día a día.
  • La respiración es más lenta, lo que hace que se oxigenen todas las células y las prepara para el esfuerzo del día siguiente.
  • Los procesos mentales se ordenan, sobre todo los relacionados con recordar y asociar.

 

Para conseguir ese «descanso reparador» hay que llevar a cabo una serie de recomendaciones:

  • Rutinas: es conveniente marcar un horario más menos fijo para acostarse y levantarse.
  • No robar tiempo al sueño: se recomienda dormir en torno a 8 horas diarias.
  • Interrumpir el entrenamiento dos horas antes de ir a dormir y tomar una relajante ducha.

¿Y tu qué piensas al respecto? Déjanos tus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.